Mohsen Khalif Zade

Mike Pompeo, llegó a la región de Asia Occidental con la intención de vencer obstáculos y lograr que los países árabes normalicen sus relaciones con Israel.

El viaje del secretario de Estado de EE.UU., Mike Pompeo, a la región tenía como objetivo consolidar y normalizar las relaciones del régimen israelí con los países árabes de la zona, y así aprovechar el reciente anuncio de paz entre Israel y los Emiratos Árabes Unidos (EAU) para asegurar la victoria del presidente estadounidense, Donald Trump, en las elecciones presidenciales del país norteamericano.

Los investigadores políticos, no obstante, creen que los objetivos del viaje de Mike Pompeo a la región son mucho más de lo que se ha anunciado, y Pompeo tiene varios casos por resolver.

Qué objetivos buscaba Pompeo en la región

Los principales temas encima de la mesa son tres:  el avance de las negociaciones para concretar el establecimiento de lazos diplomáticos entre los árabes e Israel, vender armas a los Estados árabes y reducir la presencia China en los territorios ocupados por Israel.

Presencia china en los territorios ocupados preocupa a EEUU

Los lazos económicos entre China e Israel han mejorado en los últimos años, de manera que el gigante asiático ha realizado inversiones en los territorios ocupados.China está haciendo inversiones en el nuevo puerto israelí de Haifa, el puerto de Ashdod, los túneles subterráneos, y el sistema de metro de la ciudad de Tel Aviv.

El puerto de Haifa, después de entrar en funcionamiento en 2021, será entregado a una empresa china que lo operará durante un período de 25 años. De vez en cuando, Estados Unidos envía su Sexta Flota de la Armada al puerto de Haifa para participar en las maniobras militares. La proximidad del puerto chino a los activos navales estadounidenses es un problema.

Washington ha estado presionando a Israel, para que reduzca sus nexos con China en áreas sensibles con riesgos de seguridad. El tema también se discutió durante la reciente visita del Secretario de Estado de los Estados Unidos, Mike Pompeo, a los territorios palestinos ocupados.

La entrada de la compañía china Huawei en el mercado israelí generó molestias en Washington. En 2019 el entonces asesor de seguridad nacional John Bolton alentó a Israel a adoptar una postura más dura contra las compañías de equipos de telecomunicaciones chinas ZTE y Huawei.

EE.UU. ve el acercamiento israelí-chino como una amenaza. A su juicio, esta relación le dará a Pekín acceso a las tecnologías estratégicas como la “inteligencia artificial, computación de vanguardia, vehículos autónomos y robótica, que pueden ser utilizadas por el Ejército chino.

Vender armas

Tras la victoria de la Revolución Islámica en Irán en 1979, EE.UU. adoptó una estrategia en Asia Occidental que se basa en la Iranofobia solo con el fin de vender armas a los países árabes de la región.

Como una fuente de aproximadamente el 36 por ciento de las exportaciones militares en el mundo, Estados Unidos se considera como el mayor proveedor de armas a nivel mundial, según un informe sobre los principales volúmenes de exportación de armas publicado por el Instituto Internacional de Investigación para la Paz de Estocolmo (SIPRI).

Estados Unidos suministra armas a unas 98 naciones. Estas armas incluyen municiones como misiles, aviones, submarinos, barcos de superficie, armamento antisubmarino, tanques, vehículos blindados, así como armas electrónicas como radar.

Arabia Saudí es el mayor exportador de armas de EE.UU.

Las importaciones de armas de Arabia Saudí a EE.UU. entre los años 2008-2018, ascienden a $ 13,72 mil millones, es decir, el 59,6 por ciento de las importaciones de armas del mundo. Solo en 2018, Arabia Saudí importó armas de EE.UU. por un valor de $3350 millones.

Entonces, la visita de Pompeo a la región también tiene que ver con la venta de armas a los países árabes de Asia Occidental.

Hay informes que especulan sobre los posibles planes de Estados Unidos de vender aviones F-35 a los Emiratos Árabes Unidos tras el acuerdo de normalización alcanzado con Israel a principios de este mes.

Israel se opuso a tal venta ya que eso pone en peligro la ventaja militar de Tel Aviv respecto los países árabes de la región.

Establecer un régimen derechista en Israel

Los académicos políticos, sin embargo, señalan que el tema más importante de Pompeo durante su visita a la región es el establecimiento de un régimen derechista en los territorios ocupados.

Por tanto, arreglar la situación interna del régimen israelí es muy importante. La Administración de Trump también debe evitar que se celebren por cuarta vez elecciones en los territorios ocupados.

Ganar las elecciones en EEUU

El acuerdo fue aprovechado por Trump, quien lo mostró al mundo como un triunfo de su política exterior, meses previos a las elecciones presidenciales de EE.UU., en las que el republicano espera ser reelegido.

Al hablar del pacto entre Israel y EAU, Trump afirmó que otros países pueden seguir el camino de Abu Dabi en un segundo mandato.

Algunos expertos indican que el acuerdo anunciado por Trump supone un respiro para un dirigente cercado por el avance de la pandemia del nuevo coronavirus, causante de la COVID-19, el deterioro de la economía y la pérdida de la iniciativa electoral, en particular después de que Biden acaparara la atención al anunciar a la senadora Kamala Harris como su candidata a la Vicepresidencia.

Fracasó Pompeo

Pompeo viajó a Asia Occidental para convencer a otros países árabes de la región de unirse a los Emiratos Árabes Unidos y que establezcan relaciones con el régimen de Tel Aviv. No obstante, el alto diplomático estadounidense culminó su visita a Asia Occidental sin lograr sus metas.

Pompeo, que se declaraba “optimista” al inicio de su gira respecto a la posibilidad de que otros países siguieran el ejemplo de Abu Dabi, recibió una negativa de Sudán y una objeción de Baréin.

Autoridades sudanesas han descartado reconocer a Israel antes de las elecciones de 2022, ya que el mandato del actual gobierno de transición no permite tomar esas decisiones

Por su parte, Baréin hizo hincapié en la necesidad de crear un Estado palestino antes de cualquier normalización con Israel.

Al final de su visita, el secretario de Estado estadounidense anunció que su país volverá a imponer todas las sanciones a Irán el 20 de septiembre.

Esto demuestra que Pompeo buscaba sacar provecho de su viaje regional, especialmente porque el tema de la normalización de los EAU con Israel era un intento de ayudar a Trump a ganar las próximas elecciones presidenciales y salvar al primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu de los problemas internos del régimen sionista.

La imposición de sanciones contra la República Islámica significa que con esta medida EE.UU. quiere persuadir a los países árabes del Golfo Pérsico para que anuncien la normalización de las relaciones con Israel.

En segundo lugar, Washington quiere advertir a estos Estados árabes que solo tienen hasta el 20 de septiembre, en el apogeo de la campaña electoral estadounidense, para anunciar la normalización de las relaciones con Tel Aviv.

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente