Leonid Savin

El 19 de junio del 2020 fue desclasificada la nueva estrategia de defensa del Pentágono en el espacio ultraterrestre (1), que establece claramente que Estados Unidos considera este entorno como un campo de operaciones militares.

El documento desclasificado es corto, pero muestra claramente la posición del ejército de los EE. UU. y sus intenciones con respecto al espacio: la conquista y mantenimiento de la superioridad militar de los EE. UU.

En el espíritu de las estrategias y doctrinas anteriores, la razón de todo esto se encontró nuevamente en la lucha contra los pueblos de Rusia, China, Irán y Corea del Norte, que no permiten que los habitantes de los Estados Unidos duerman pacíficamente.

La preparación de la opinión pública sobre este tema se ha llevado a cabo durante varios años. Ya en 2017, el Comité de Inteligencia del Senado de los EE. UU. estaba considerando un informe especial que decía que Rusia y China usarían una "gama completa" de capacidades de guerra espacial para debilitar la ventaja militar de los EE. UU.

Dichas fobias se expresaron en un artículo de la revista Forbes publicado en julio de 2019 (2) que hablaba sobre la posibilidad de ataques cibernéticos contra satélites militares estadounidenses desde Rusia y China. En el artículo se escribe que "la guerra electrónica en la parte europea de Rusia y Oriente Medio, así como las operaciones cibernéticas ofensivas en China, se han convertido en la realidad de una guerra híbrida en nuestros días". El artículo también se refiere al trabajo del Comité Asesor de Sistemas de Información Espacial, cuyo informe se publicó en 2015.

La nueva estrategia dice que el espacio no es un refugio seguro contra los ataques, y que los sistemas espaciales son objetivos potenciales en todos los niveles de conflicto. Se señala que "China y Rusia representan la mayor amenaza estratégica debido a su desarrollo, prueba e implementación de contramedidas en el espacio ultraterrestre y doctrinas militares relacionadas, ya que su empleo en un conflicto se extiende al espacio ultraterrestre. China y Rusia tienen sus propias armas espaciales como un medio para reducir la efectividad de las fuerzas armadas de los Estados Unidos y sus aliados, que desafía la libertad de nuestras acciones en el espacio".

La estrategia incluye un enfoque gradual de las medidas de defensa en cuatro direcciones: 1) crear una ventaja militar integral en el espacio ultraterrestre; 2) la integración del espacio ultraterrestre en operaciones nacionales, conjuntas y combinadas; 3) la formación de un entorno estratégico; y 4) colaboración con aliados, socios, industria y otros gobiernos y agencias de EE. UU.

Se alega que el actual sistema de defensa estadounidense en el espacio se construyó sin tener en cuenta la situación actual. Y hoy, los intereses de los Estados Unidos en el espacio han llegado al punto en que no solo mejoran las capacidades defensivas, sino que también están asociados con la forma de vida y los métodos de guerra. En consecuencia, la seguridad nacional y la prosperidad de los Estados Unidos requieren un acceso sin obstáculos al espacio ultraterrestre.

Sin embargo, además de los cuatro países mencionados, no se indica en absoluto como esta amenaza puede restringir el acceso de los Estados Unidos al espacio. Además, durante muchos años se ha llevado a cabo un trabajo conjunto en la estación orbital internacional.

La idea de crear fuerzas espaciales fue expresada por Donald Trump en marzo de 2018 en el contexto de su firma de la nueva Estrategia de Seguridad Nacional en diciembre de 2017, y Trump declaró que "el espacio es una zona de lucha armada, al igual que la tierra, el mar y el espacio aéreo" (3). Se enfatizó que "en las operaciones militares, el espacio no es solo un lugar desde el cual apoyamos las operaciones militares en otras áreas, sino el campo de las operaciones militares en sí" (4).

Los costos de crear nuevas fuerzas espaciales y su apoyo durante los próximos cinco años ascenderán a $ 13 mil millones. Hasta 2020, la Fuerza Aérea de los EE. UU. era la encargada de la actividad militar estadounidense en el espacio, pero ahora estas funciones se han vuelto completamente separadas. Según la Fuerza Aérea de los Estados Unidos, las fuerzas espaciales comprenderán 13 mil personas.

El 21 de enero de 2020, la Agencia de Desarrollo Espacial de los Estados Unidos (Agencia de Desarrollo Espacial) anunció siete áreas de trabajo que llaman constelaciones.

Éstos incluyen:

- Transporte: comunicaciones confiables entre las fuerzas estadounidenses en todo el mundo.

- Gestión de combate: proporciona comando y control.

- Seguimiento: detección y seguimiento de misiles enemigos, incluidos supersónicos.

- Custodia: supervisión de los lanzadores terrestres enemigos y otros objetivos móviles.

- Navegación: para mejorar o reemplazar el GPS.

- Contención: restringir las acciones hostiles en el "espacio profundo", es decir, desde la órbita geosincrónica de la tierra hasta la luna.

- Soporte: para conectar sistemas de satélites terrestres, incluidos lanzadores.

Todos ellos deberían ponerse en funcionamiento activo para fines de 2020.

Al mismo tiempo, se anunció que el Pentágono planea crear una gran cantidad de nuevos satélites. Deben ser más económicos en costo (alrededor de $ 10 millones cada uno) y más livianos (varios cientos de kilogramos). En general, se habló de crear un satélite por semana, y a ese ritmo, un nuevo lote debería lanzarse en órbita para el 2022, y deberían actualizarse cada dos años.

El complejo militar-industrial de EE. UU., como siempre, respondió rápidamente: el Vicepresidente del Espacio Exterior y Ciber-Inteligencia de Raytheon, Jill Klinger, cree que "la comunidad espacial de los EE. UU. debería reconocer la necesidad de la plena participación de todas las fuerzas espaciales en la guerra" (5). Él dice que los satélites no solo deben funcionar. Las operaciones de apoyo también deben incluir la armonización, la integración y convertirse en una parte integral de las capacidades operativas para que las tropas estadounidenses las usen en otras áreas. Klinger propone la creación de fuerzas espaciales combinadas y conjuntas.

A partir de enero de 2020, las nuevas fuerzas espaciales de EE. UU. comenzaron a crear un arsenal de 48 sistemas de armas terrestres diseñados para suprimir temporalmente las señales de los satélites de comunicaciones rusos o chinos en las primeras horas de un posible conflicto futuro. Su construcción y puesta en servicio está prevista para los próximos siete años.

El primer sistema creado por L3Harris Technologies Inc., se declaró operativo en marzo de 2020 después de varios años de desarrollo, y las Fuerzas Espaciales firmaron un acuerdo para suministrar 16 de estos sistemas. El servicio también está desarrollando un nuevo sistema, conocido como Meadowland, que es más liviano, capaz de agregar software actualizado y suprimir más frecuencias (6).

Cabe señalar que, aunque Rusia ha propuesto repetidamente a Estados Unidos que firme un acuerdo que prohíban el uso de armas en el espacio ultraterrestre, los legisladores estadounidenses, los oficiales de inteligencia y los funcionarios del gobierno que escriben sobre un posible conflicto en el espacio ultraterrestre prefieren guardar silencio sobre el asunto.

Traducción de Juan Gabriel Caro Rivera.

Notas:

1.https://www.upi.com/Defense-News/2020/06/19/Pentagon-maps-out-defense-space-strategy/3191592594867/

2.https://www.forbes.com/sites/zakdoffman/2019/07/05/u-s-military-satellites-likely-cyber-attacked-by-china-or-russia-or-both-repo...

3.https://www.defenseone.com/politics/2018/03/trump-calls-space-force-concept-his-pentagon-opposes/146647/

4.https://www.defense.gov/Newsroom/Releases/Release/Article/2045981/department-of-defense-establishes-us-space-force/

5. https://www.afcea.org/content/space-warfare-requires-different-thinking

6.https://www.bloombergquint.com/politics/u-s-space-force-is-arming-to-jam-russian-and-chinese-satellites

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente