alt

Un grupo de entusiastas dedicados a documentar la historia de las armas nucleares ha restaurado y publicado en alta definición vídeos que reflejan dos curiosas pruebas nucleares: la Trinity, que marcó el inicio de la era de armas atómicas, y la Upshot-KnotholeGrable, la prueba de un único proyectil nuclear lanzado por un cañón de artillería.

La prueba Trinity se realizó el 16 de julio de 1945 en el desierto Jornada del Muerto (estado de Nuevo México) y fue la primera detonación nuclear de la historia, con una potencia equivalente a 20 kilotones. La prueba fue la culminación del Proyecto Manhattan, que tenía como objetivo obtener la bomba nuclear lo antes posible, por temor de que los nazis si hicieran con esa arma para cambiar a su favor el paso de la Segunda Guerra Mundial.

Aunque las tropas soviéticas lograron entrar en Berlín antes de que se culminara el proyecto, sus resultados dieron fruto y un mes después dos proyectiles fueron lanzados sobre ciudades japonesas, en el tristemente conocido bombardeo de Hiroshima y Nagasaki, matando a más de 200.000 civiles.

El segundo vídeo fue grabado el 25 de mayo de 1953, durante la prueba conocida como Upshot-KnotholeGrable. Esta prueba fue la décima de once pruebas realizadas ese año, pero la única en la cual el proyectil fue lanzado desde un cañón de artillería.

Sin embargo, las cámaras en este vídeo no se enfocaron en la explosión en sí, sino en los efectos de la bomba en varios objetos. En este caso se trata de automóviles, un autobús y una tienda de campaña. Si desea ver imágenes no restauradas de la prueba real, incluido el enorme cañón que dispara la bomba, así como la versión no restaurada de las imágenes del automóvil, puede verlos aquí.

Atom Central es un sitio web dedicado a documentar la historia de las pruebas de bombas atómicas en los años 50 y 60. Peter Kuran ha producido varias películas sobre el tema de la investigación y pruebas de la bomba atómica. En su sitio web, los entusiastas publican galerías que contienen impresionantes imágenes de las explosiones atómicas. Estas imágenes documentan el poder increíblemente aterrador y, a la vez, soberbio de las armas nucleares.