alt

La Marina de Rusia está a punto de recibir un conjunto de minas con autoaprendizaje. Reconocerán buques y submarinos por su sonido, campo magnético y 'retrato' magnetoacústico.

Prácticamente todas las clases de buques de guerra, submarinos, aviones navales, tácticos y estratégicos podrán servir como transportadores de tales minas.

Como publica el periódico Izvestia, en los próximos años el Ministerio de Defensa de Rusia obtendrá minas-robots controlados por un operador. Luego aparecerán sistemas autónomos basados en inteligencia artificial. Serán capaces de decidir de forma autónoma cuándo y qué objetivo explotar.

¿Hola mina, a quien vamos a hacer saltar hoy?

Las minas podrán 'alinearse' automáticamente en orden de batalla. Según los autores del proyecto citados por Izvestia, estas armas responden a ciertas características de los campos magnéticos y acústicos de los objetos a atacar. Para esto, las minas estarán equipadas con sensores y su software tiene un algoritmo de autoaprendizaje.

A cada mina se le puede asignar una tarea específica. Por ejemplo, destruir solo buques de desembarco que transporten equipo militar, pero no tocar los barcos vacíos.

El campo minado inteligente podrá reorganizarse independientemente para nuevas misiones de combate. Por ejemplo, en un ataque grupal, ignorarán a los buscadores de minas y harán volar naves más grandes.

Estas minas pueden operar en grupo y por separado. Son capaces de distinguir buques del enemigo gracias a un algoritmo especial que determina el tipo de nave. Para identificar los objetivos, su memoria tiene grabados diferentes registros acústicos.

Estos 'pasaportes' ayudan con un alto grado de probabilidad a comprender qué barco o submarino se encuentra en el área afectada. Como resultado, una nave del país aliado se moverá a través del campo minado con total seguridad, pero aquella del enemigo será destruida.

De hecho, la Armada rusa obtendrá un arma rotundamente nueva, dijo el experto militar DmitriBoltenkov a Izvestia: "La mina de mar es un medio de destrucción barato y eficaz. Con la ayuda de la robótica se pueden bloquear las zonas de ubicación de las flotas enemigas, rutas de despliegue, puertos y comunicaciones".

Las minas siguen siendo armas muy peligrosas incluso en las condiciones modernas, subraya el ex jefe del Estado Mayor de la Marina rusa, el almirante ValentinSelivanov.

"Las minas son muy peligrosas en la zona costera, por lo que solían utilizarse principalmente para la defensa de las bases navales. Pero ahora, los buques tienen armas que se usan a cierta distancia de la costa, por lo que la situación ha cambiado. Con mejoras técnicas, las nuevas minas se pueden usar en áreas de uso proyectado de la flota enemiga. Por ejemplo, allí desde donde van a abrir fuego", explica Selivanov.

Para salir al océano, los buques de guerra deben atravesar ciertas rutas que también se conocen desde hace mucho tiempo. Las minas en estas rutas pueden restringir completamente las acciones de buques y submarinos enemigos, concluye Selivanov.

Anuncian al futuro portador de los drones submarinos rusos

El dron submarino polivalente Poseidon, bautizado por algunos medios como el 'arma del juicio final' ya tiene a un portador asignado oficialmente.

Se trata del submarino Belgorod del proyecto especial 09852 que será botado en el segundo cuatrimestre del 2019, informa el medio RossiyskayaGazeta. Luego, en el transcurso del año está previsto finalizar algunos trabajos de construcción y realizar pruebas técnicas.

De acuerdo con los planes, el Belgorod entrará en servicio en la Armada rusa en el 2020. Su construcción comenzó en el 2012 y ya desde el principio su proyecto ha sido modificado.

Por ejemplo, aumentó su longitud: el submarino pasó de medir 154 metros de largo a 184. Por lo cual, el Belgorod es el buque sumergible más grande del mundo, ya que es incluso 11 metros más largo que los míticos portamisiles submarinos del proyecto Akula.

Gracias a estas impresionantes dimensiones, el Belgorod será capaz de portar hasta seis torpedos nucleares Poseidon.

Pero este no será el único submarino portador del Poseidon. El segundo será el Jabarovsk, del proyecto 09851. Este último será botado un año más tarde y se prevé que entre en servicio en el 2022.

El dron nuclear Poseidon fue presentado por primera vez por el presidente ruso Vladímir Putin en su mensaje anual ante la Asamblea General (Parlamento bicameral) en marzo de 2018.

Dicho dron podrá portar tanto armas convencionales como nucleares con una potencia de hasta 100 megatones. Podrá alcanzar una velocidad de hasta 200 km/h y sumergirse a una profundidad máxima de un kilómetro.

Con ello, Vladímir Putin también enfatizó durante la asamblea que todos los desarrollos militares de Rusia son puramente defensivos.

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente

RECOMENDAMOS