alt

Alexander Terekhin

Tras la publicación de las primeras imágenes del nuevo dron de combate ruso Ojotnik los medios occidentales comenzaron a especular y criticar algunos de sus aspectos lanzando acusaciones de que el nuevo dron ruso es en realidad una copia de las aeronaves estadounidenses.

¿Cuán fundamentadas están estas críticas, qué es lo que se sabe sobre este dron turborreactor y cómo se compara con sus adversarios?

Características preliminares del Ojotnik

De momento no hay datos oficiales sobre el proyecto del dron turborreactor ruso, pero si hay estimaciones de especialistas en el tema y algunas revelaciones de personas que afirman estar involucradas en el desarrollo del Ojotnik.

Así, se puede empezar por las dimensiones de la aeronave. Gracias al hecho de que las fotos reveladas también muestran el tractor K-700 Kirovets, se pudo hacer una estimación relativamente precisa del tamaño que tiene el Ojotnik.

La envergadura de la aeronave supera los 19 metros y tiene una longitud aproximada de unos 14 metros. También fue de ayuda el tren de aterrizaje, que es compartido con el caza ruso de quinta generación Su-57. Según múltiples fuentes y declaraciones, su peso rondará las 20 toneladas.

En cuanto al motor, vistas sus dimensiones y apariencia, lo más probable es que se trate del AL-31F, un hecho corroborado por una fuente que afirma estar relacionada con el proyecto. Eso sí, a pesar de que dispone de una cámara de poscombustión y empuje vectorial, estas funciones están desactivadas, confirma otra fuente.

Obviamente, tampoco hay información corroborada sobre el armamento que podrá portar el Ojotnik, pero sus dimensiones también pueden servir de indicio. Además, vista la uniformización que se lleva a cabo con el caza Su-57, lo más probable es que tengan los mismos compartimentos internos para el armamento.

Por lo cual, aparentemente se tratará de misiles Kh-58 y Kh-59 en sus distintas versiones, así como toda clase de bombas. Visto el tamaño de los compartimentos de armas, debería ser capaz de portar hasta cuatro misiles Kh-58.

¿Diseño copiado?

Una de las principales acusaciones que se pueden observar en los medios occidentales es que el Ojotnik supuestamente usa las tecnologías del dron estadounidense RQ-170 que fue capturado por los militares de Irán en 2011.

No obstante, las dos aeronaves son sustancialmente diferentes en sus dimensiones, el diseño y sus funciones: el RQ-170 es un dron de reconocimiento, mientras que la función principal prevista para el Ojotnik es el ataque.

Además, ya en 2007 Rusia presentó su proyecto del dron turborreactor Skat, lo cual indica que incluso antes de la captura del dron estadounidense ya se había hecho un determinado trabajo de desarrollo.

También se alude a la similitud con el dron estadounidense X-47B, pero en este caso los diseños también son sustancialmente diferentes. Aunque en principio tengan unas dimensiones similares, el fuselaje de las aeronaves es completamente diferente.

alt

Una proyección interpuesta del dron estadounidense X-47B (en color gris) y el dron de ataque ruso Ojotnik (color azul). En este caso las diferencias son igual de obvias.

Por último, hay que tener en mente que a la hora de desarrollar unas aeronaves con requisitos similares, también lo serán en su apariencia, puesto que las leyes de la física son iguales para todos.

Consecuentemente, al construir un avión no tripulado con la configuración de un ala volante de baja radiodetectabilidad, el Ojotnik ruso obviamente se parecerá en términos generales a los demás drones de la clase, lo cual no significa que sea una copia.

Problemas de furtividad

Una de las principales críticas lanzadas por los medios sobre el dron Ojotnik es su supuestamente bajo nivel de 'invisibilidad' para los radares, o dicho de otro modo: falta de tecnologías stealth. En particular, el protagonista de la historia es el motor y su tobera.

Según indican los medios, con una tobera así se reduce a cero la efectividad de las demás medidas de furtividad que se implementen en una aeronave. Pero hay varios aspectos de la cuestión que son ignorados.

Ante todo, no tiene ningún sentido juzgar el nivel de radiodetectabilidad del dron por las imágenes del primer prototipo, cuya forma y equipamiento podrían ser sujetos de múltiples cambios en el transcurso del desarrollo.

Luego está el hecho de que no se trata de un dron de reconocimiento que debe dar muchas vueltas sobre el territorio del enemigo sin ser detectado. Se trata de un dron de ataque cuya posición sería revelada en cualquier caso al lanzar sus misiles o bombas.

Por lo cual, mientas sea invisible en la proyección delantera, tiene la suficiente protección, puesto que su objetivo es abandonar el área de operaciones en cuanto efectúe el ataque.

¿Podrá Rusia desarrollar el software necesario?

Otra duda expresada por los medios occidentales es la habilidad de los ingenieros rusos de desarrollar el software y sistemas necesarios para operar el novedoso dron. Con ello, los especialistas rusos ya tienen una importante experiencia en este ámbito tras el lanzamiento del transbordador espacial Buran.

Dicho transbordador espacial realizó el vuelo en la órbita de la Tierra y efectuó un aterrizaje perfecto de un modo completamente automático sin intervención humana.

Precisamente para este transbordador fue desarrollado un software especial que hizo posible esta hazaña que hasta ahora no se ha repetido en ninguna parte del mundo.

También cabe destacar la manera en que el dron estadounidense RQ-170 fue capturado por los iraníes: su señal fue interceptada por los especialistas persas que pasaron a tener el control de la aeronave para hacerla aterrizar.

Por lo cual, se hace obvio que el desarrollo de los sistemas necesarios para operar aeronaves no tripuladas modernas no está únicamente al alcance de EEUU y que otros Estados son capaces de crearlos.

Error fundamental: las funciones del Ojotnik

Los críticos del dron ruso basan sus argumentos en las supuestas capacidades del Ojotnik de llevar a cabo las misiones adscritas a las aeronaves estadounidenses. De hecho, el medio estadounidense The National Interest adjudicó al Ojotnik a la misma clase que el RQ-170, X-47B y el dron chino Tian Ying.

No obstante, ninguno de ellos está diseñado para llevar a cabo las mismas misiones de ataque que el Ojotnik, tampoco tienen las mismas dimensiones.

En particular, está previsto que el dron ruso se utilice para eliminar blancos terrestres y probablemente los aéreos también, lo cual no tiene nada que ver con las misiones de reconocimiento.

Por consiguiente, es un error fundamental el juzgar las capacidades de una aeronave basándose en los requisitos para las aeronaves de otras clases creadas para otros fines.

Uniformización con el Su-57

Desde la concepción del proyecto se hablaba de una posible uniformización del dron Ojotnik con el caza ruso de quinta generación. Sin embargo, no está del todo claro en qué consistirá dicha uniformización.

Podría limitarse al uso de partes y módulos compartidos, como es el caso ahora con el tren de aterrizaje. No obstante, algunos expertos señalan que podría ser posible el manejo de los novedosos drones desde los cazas Su-57, convirtiendo así a los Ojotnik en "pilotos de flanco".

Sea cual sea el caso, la participación de los Su-57 en las pruebas y desarrollo del Ojotnik ha sido indirectamente confirmado por un nuevo camuflaje del caza, que sirve como un indicio inequívoco de su relación con el proyecto del dron.

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente