Scott Ritter

Cuando dos países que se supone que son aliados militares se enfrentan y casi se involucran en un tiroteo, sabes que habrá problemas. El problema para la OTAN es que, esta vez, puede resultar terminal.

Para una historia que involucra la artimaña de alta mar, el tráfico clandestino de armas, un puñetazo entre países que se supone que son amigos y un incidente que podría ser fatal para la mayor alianza militar del mundo, comenzó de manera bastante mundana.

El 7 de junio de 2020, un buque de carga con bandera de Tanzania, el Cirkin, partió silenciosamente de un puerto turco y zarpó hacia el puerto libio de Misurata.

Nadie está absolutamente seguro de qué eran sus 5.800 toneladas de carga, pero es seguro decir que probablemente no fueron alfombras.

No, eso no requeriría los tres buques de guerra turcos que escoltaron al Cirkin en su viaje de cuatro días y 1,000 millas náuticas. Era casi seguro que llevaba equipo militar para el ejército libio bajo el mando del Gobierno de Acuerdo Nacional (GNA), en contravención del embargo de armas impuesto por la ONU.

Las cosas comenzaron a ir mal tres días después, cuando un helicóptero griego, que operaba desde una fragata griega, el Spetsai, se acercó al barco y solicitó permiso para aterrizar en una embarcación con el fin de inspeccionarlo. El Spetsai y su helicóptero estaban operando como parte de la Operación Irini , un esfuerzo en el Mediterráneo realizado por el Consejo Europeo para hacer cumplir un embargo de armas de la ONU a Libia. Las escoltas turcas de Cirkin rechazaron la solicitud.

El Spetsai se retiró y monitoreó al Cirkin desde la distancia. Poco después, el buque de carga apagó su transpondedor.

Una fragata francesa, Courbet, que operaba como parte de la Operación Sea Guardian , una operación de seguridad marítima de la OTAN, fue informada por la OTAN de que posiblemente el Cirkin llevaba armas en violación del embargo de la ONU.

Después de que el Cirkin no pudo inspeccionar y se negó a divulgar su destino final, el Courbet intentó abordar el barco . En este punto, una de las fragatas turcas iluminó el Courbet tres veces por separado con su radar de control de fuego, una indicación de que tenía la intención de activar sus sistemas de armas.

El Courbet se retiró, y al día siguiente el Cirkin llegó a Misrata, donde descargó su carga.

J'accuse

Francia ha condenado las acciones turcas y ha presentado una queja oficial ante la OTAN; una investigación posterior por la OTAN se consideró "no concluyente", aunque los detalles siguen clasificados. Por su parte, Turquía ha exigido una disculpa de Francia. En respuesta, Francia retiró sus fuerzas de la Operación Sea Guardian y exigió que la OTAN tome en serio la tarea de hacer cumplir el embargo de armas de la ONU a Libia, un acto que lo pondría en conflicto con Turquía, un miembro de la OTAN.

Aquí es donde el incidente se vuelve turbio: parece que la Operación Sea Guardian carecía de cualquier mandato de la OTAN para operar en apoyo de la Operación Irini, y que la decisión de interceptar al Cirkin fue tomada unilateralmente por Francia, sin ninguna autoridad de la OTAN.

En los días posteriores al incidente del 10 de junio, la Unión Europea hizo un llamamiento a la OTAN para que autorice a los barcos asignados a la Operación Sea Guardian a operar en apoyo directo de la misión de cumplimiento del embargo libio de la Operación Irini. Sin embargo, dicha autorización requeriría el consentimiento unánime de todos los miembros de la OTAN, lo que haría imposible dicha autorización dado el inevitable veto de Turquía.

Disfuncional y profundamente dividida

Las circunstancias que llevaron a la confrontación entre dos aliados ostensibles de la OTAN en las aguas de Libia apuntan a un nivel de disfunción en la alianza de la OTAN que subraya la realidad de que la Alianza de 71 años ha sobrevivido a su utilidad. Y que su búsqueda actual de relevancia fuera del marco transatlántico posterior a la Segunda Guerra Mundial del orden liberal basado en reglas para el que fue creado para defender, ha colocado a la alianza en un camino autodestructivo donde está cada vez más en conflicto consigo misma.

La mayoría de las veces, el culpable en el centro de estas disputas es Turquía, que plantea la cuestión de la viabilidad continua de Turquía como miembro de la OTAN, así como la viabilidad de la alianza misma.

Desde que Turquía se unió a la OTAN, en febrero de 1952, ha sido un actor extraño. Su importancia militar para la alianza era inmensa: al traer a Turquía a bordo, la OTAN no solo aseguró su flanco sur con la Unión Soviética, sino que también aseguró que Turquía nunca podría alinearse con Moscú en el futuro.

Sin embargo, a cambio, la OTAN tuvo que pasar por alto muchos problemas que, en cualquier otro entorno, resultaron perjudiciales para que Turquía fuera miembro de la OTAN. El aspecto militar de la relación turco-OTAN fue, en su fundación, sólido como una roca; de hecho, en 1950, Ankara había enviado una brigada de tropas turcas para luchar junto a los EE. UU. y la ONU en defensa de Corea del Sur.

Golpes militares y compras de armas rusas

Pero el ejército turco era un arma de doble filo; en 1960, el ejército turco orquestó un golpe de estado contra el primer ministro democráticamente elegido Adnan Menderes, que posteriormente fue ejecutado por un tribunal militar en 1961. Mientras el ejército turco restableció el gobierno civil en 1965, intervino nuevamente en 1971 para derrocar al gobierno de Solimán Demirel, y nuevamente en 1980, derrocando a otro gobierno dirigido por Demirel.

En 1998, el ejército turco emprendió lo que se ha llamado un golpe "posmoderno", exigiendo la renuncia del gobierno de Necmettin Erbakan sin recurrir a la suspensión real de la constitución.

La discordia civil-militar inherente a esta serie de golpes de estado es representativa del conflicto interno fundamental entre las fuerzas seculares e islamistas dentro de Turquía que ha estado en curso desde la fundación de la República moderna.

Los Estados Unidos y otros aliados de la OTAN hicieron la vista gorda ante la propensión de los militares turcos a derrocar a los gobiernos civiles debidamente elegidos porque el sistema que preservaron estas intervenciones, los gobiernos seculares y pro occidentales, fueron vistos como una mejor alternativa a los movimientos populistas islamistas que no compartían valores centrales de la OTAN.

La elección de Recep Tayyip Erdogan, un seguidor del derrocado Erbakan, como primer ministro de Turquía en 2003 puso a Turquía en curso de colisión con la OTAN y Occidente. Erdogan es un islamista sin complejos, cuya visión pan-otomana del papel de Turquía en el mundo choca con la doctrina transatlántica tradicional seguida por la OTAN.

En julio de 2016, cuando el ejército turco emprendió un esfuerzo fallido para expulsar a Erdogan, muchos de los perpetradores eran oficiales con tendencias pro OTAN que se opusieron a la agenda islamista de Erdogan. Desde el golpe fallido, Erdogan ha remodelado el ejército turco para que su liderazgo esté alineado ideológicamente con su visión del lugar de Turquía en el mundo, una visión que a menudo opera en oposición a los objetivos de la OTAN.

Quizás la manifestación más visible de esta incompatibilidad turco-OTAN es la compra por parte de Turquía de misiles tierra-aire S-400 rusos. Estados Unidos ha amenazado a Turquía con sanciones por esto y ha cancelado la participación de Ankara en la producción del caza F-35.

Otras áreas de fricción incluyen la invasión y ocupación de Turquía en el norte de Siria, y su posterior conflicto con las fuerzas kurdas respaldadas por Estados Unidos que operan allí; La operación militar en curso de Turquía en el norte de Iraq, realizada sin el permiso del gobierno iraquí; y el apoyo de Turquía al Gobierno de Acuerdo Nacional (GNA) en Libia.

Es este apoyo al GNA, que viene en forma de envíos de armas y apoyo de mano de obra, lo que precipitó el incidente naval con Francia y tiene a Turquía en curso de colisión con la OTAN hoy.

La alianza de la OTAN ha estado luchando por una relevancia desde la disolución de la Unión Soviética en 1991. Las muchas fracturas que existen dentro de la alianza: el nuevo "bloque oriental" frente a la "vieja Europa", los defensores del estado de derecho frente a los gobiernos autocráticos, los originalistas transatlánticos frente a expansión global: la organización basada en el consenso ha empeñado su esfuerzo por proyectar la unidad. Pero la incompatibilidad inherente del pan-otomanismo de Erdogan (la fuerza impulsora detrás de la intervención libia de Turquía) con el "orden liberal" basado en reglas que la OTAN pretende defender, no es tan fácil de esconder bajo la alfombra proverbial.

El incidente entre Francia y Turquía expone la debilidad fundamental de la OTAN, una organización que busca desesperadamente relevancia. La realidad es que Turquía es el eslabón más débil de esta alianza, y su presencia continua representa una píldora venenosa que finalmente demostrará ser la muerte de la misma. La única pregunta es, ¿cuándo?

* ex oficial de inteligencia del Cuerpo de Marines de los Estados Unidos. Sirvió en la Unión Soviética como inspector implementando el Tratado INF, en el personal del general Schwarzkopf durante la Guerra del Golfo, y de 1991 a 1998 como inspector de armas de la ONU

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente

HONOR Y RESPETO

PARA LOS QUE NOS DEJARON POR EL COVID-19

El Tiempo por Meteoblue