Matthew J.L. Ehret

Desde que el líder de la oposición venezolana, Juan Guaidó, se declaró presidente el 23 de enero, se ha hecho evidente para todos los espectadores inteligentes que esta "revolución de color del poder popular" no está dirigida por Trump en absoluto, sino por lo que ha sido expuesto como el "Estado profundo" transnacional.

Cuando observamos detrás de las capas de narraciones falsas que oscurecen los verdaderos motivos detrás de esta operación, no debemos sorprendernos de encontrar la desagradable imagen de un imperio inseguro que intenta desesperadamente desmantelar la nueva coalición de la asociación entre Rusia, China y Estados Unidos, que representa el riesgo de la caída del guion de la dictadura mundial que se ha estado construyendo durante décadas.

Si bien se le ha asignado a Elliot Abrams, un neoconservador anti-Trump, la gestión del golpe en curso desde el lado estadounidense, existe una fuerza pasada por alto que impulsa este esquema y que no se encuentra en los Estados Unidos, sino que es más bien transatlántica o, más concretamente, se trata de operaciones en Canadá inspiradas por los británicos. Dos de los actores más activos en esta operación, que presentaremos a continuación, son la Ministra de Asuntos Exteriores de Canadá, Chrystia Freeland, y su secuaz de Oxford, Ben Rowswell. Rowswell no sólo es el ex Embajador en Venezuela, sino también el actual Presidente del Consejo Internacional Canadiense (también conocido como el Movimiento de la Mesa Redonda de Canadá1).

El papel de Chrystia Freeland

Después de haber paralizado completamente las relaciones rusas con Canadá durante más de seis años, la ministra de Asuntos Exteriores y amiga íntima de George Soros, Chrystia Freeland, ha estado al frente de todos los intentos de preservar las estructuras del fallido imperio angloamericano, incluyendo un papel dirigente tras el movimiento de cambio de régimen de la "democracia directa", que ahora está desgarrando a Venezuela.

En un artículo del 24 de enero de Global News titulado "Canadá desempeñó un papel clave en las conversaciones secretas contra Maduro de Venezuela", un funcionario anónimo del gobierno canadiense describió el papel de Freeland en el golpe: "Un rol fundamental entre bastidores lo desempeñó el miembro del Grupo de Lima, Canadá, cuya ministra de Relaciones Exteriores, Chrystia Freeland, se dirigió a Guaidó en la noche previa a la ceremonia de toma de juramento de Maduro para ofrecerle su apoyo si llegara a enfrentarse al líder socialista''.

La cita se refiere al Grupo de Lima, una coalición de 14 naciones latinoamericanas (11 de las cuales apoyaron la revolución de color venezolana el 4 de enero) que fue fundada en agosto de 2017. Mientras algunos se preguntan por qué Canadá es miembro de esta coalición de naciones latinoamericanas, el hecho es que Canadá no es sólo un miembro, sino el fundador.2 El grupo fue creado enteramente para legitimar el movimiento de cambio de régimen de Venezuela. Freeland no sólo habló con Guaidó dos semanas antes de que se declarara presidente, dándole luz verde para comenzar las operaciones y afirmando que Canadá apoyaría todas las acciones que tomara contra Nicolás Maduro, sino que ella presidiría la próxima reunión anti-Maduro del Grupo de Lima en Ottawa el 4 de febrero.

En un editorial de Globe and Mail del 27 de enero, Ben Rowswell describió el sorprendente papel de Canadá como miembro líder del Grupo de Lima de la siguiente manera: "El hecho de que nuestro país ocupe un lugar tan destacado entre ellos es una sorpresa para muchos canadienses. Es el resultado de 18 meses de esfuerzos en los que el gobierno de Trudeau ha creado un enfoque exclusivamente canadiense para la promoción de la democracia". A continuación, Rowswell expuso los tres principios del "enfoque exclusivamente canadiense para la promoción de la democracia" como una combinación de:

  1. La premisa de que la soberanía proviene del pueblo,
  2. Que la acción directa para derrocar a un gobierno debe provenir del pueblo, y
  3. El apoyo internacional es vital para un cambio de régimen "democrático".

Si bien la labor de Freeland en la creación del Grupo de Lima en 2017 satisfizo el "principio 3", el "principio 1" es un tópico un tanto sin sentido cuando proviene de un ingeniero social ideológico, en tanto que el "principio 2" se mantuvo como el más difícil de todos durante los años de fallidos golpes de Estado occidentales contra gobiernos socialistas en Venezuela. Unificar las fuerzas altamente dispersas y desorganizadas necesarias para destituir a un presidente siempre ha sido el mayor desafío para el Estado Profundo. En el caso de Ucrania y Siria, el uso de terroristas nazis e ISIS fueron recetas vitales para el éxito, pero la ausencia de fuerzas similares en Venezuela planteó un problema importante que el propio Ben Rowswell fue encomendado a gestionar en 2014.
Unas palabras sobre Rowswell

Antes de ser embajador en Venezuela (2014-2017), Rowswell trabajó para el Instituto Nacional Democrático de Estados Unidos (una rama del Fondo Nacional para la Democracia) en Irak, fue Jefe Adjunto de la Misión en Afganistán (2009-2010) y en 2011 fue un académico invitado en el Nuevo Centro para la Democracia de la Universidad de Stanford, que entonces estaba presidido por el experto en cambio de régimen Michael McFaul (quien pasó su ineficaz estancia en el cargo como embajador de Obama ante la Federación Rusa, en el que su único trabajo fue el de promocionar la "revolución blanca" desde la Embajada de los EE.UU. en ese país). McFaul y Rowswell son discípulos francos del modelo de la "democracia directa impulsada por la tecnología de Internet" para desbancar a los gobiernos "malos".

El propio Rowswell describió su mayor logro como embajador de Canadá en Venezuela como el de haber unido a las fuerzas de la oposición y haber promovido la "democracia directa" a través de eventos relacionados con la tecnología de los medios de comunicación social y de la embajada. "Nos convertimos en una de las embajadas más vocales al hablar sobre temas de derechos humanos y alentar a los venezolanos a expresarse", dijo Rowswell en una entrevista con Ottawa Citizen en septiembre de 2017. Cuando dejó su puesto el 27 de julio de 2017, dijo en Twitter: "No creo que ellos (las fuerzas anti-Maduro) tengan nada de qué preocuparse porque la ministra Freeland tiene a Venezuela en lo más alto de su lista de prioridades".

Obviamente, Rowswell nunca aprendió que los embajadores existen para mejorar las relaciones entre los países, no para promover el derrocamiento de la nación que los acoge. Deseoso de difundir su perversa noción del propósito de los "embajadores", Rowswell declaró en una entrevista en 2017 que "hay muchas personas que podrían ser embajadores canadienses eficaces en el extranjero. Pero no mucha gente que tenga suficiente exposición a la tecnología y al activismo de derechos humanos en el campo como para combinarlos y crear resultados nuevos y dramáticos en los asuntos mundiales".

El Imperio Británico al borde del colapso

La pregunta sigue siendo: ¿Por qué tanto énfasis en Venezuela en este momento de la historia?

Mucho se puede decir sobre temas de corrupción, políticas de cambio de régimen, profunda intriga estatal y revoluciones de color, pero todo esto es una mera trivialidad que no hace más que satisfacer un inútil deseo de información.

La realidad es que estamos viviendo en la historia, y la historia ya no está siendo moldeada por el guion angloamericano que marcó el comienzo del estado post-nación del "Nuevo Orden Mundial", elogiado por señores como George H.W. Bush o Henry Kissinger hace décadas. Esta nueva fuerza de la historia está siendo moldeada por aspiraciones nacionalistas más elevadas, lideradas por Rusia y China que, junto con otras naciones, han creado un vínculo de supervivencia centrado en el crecimiento mutuo, la inversión en infraestructura a largo plazo y la investigación científica.


El proyecto del Cinturón y la Ruta no es chino, sino un programa cada vez más global que incluye proyectos a largo plazo que conduce a todas las naciones hacia objetivos comunes a través del desarrollo. Arriba se muestra la extensión del puente World Land de dicha iniciativa.

Desde 2013 se han creado nuevas instituciones necesarias para financiar y proporcionar crédito estable para proyectos como la Iniciativa del Cinturón y la Ruta, instituciones como el Banco Asiático de Inversiones en Infraestructura, el Fondo de la Nueva Ruta de la Seda, el Banco BRICS y otros. El comportamiento de estos mecanismos de crédito se opone directamente a las reglas monetarias de corto plazo que asolan el sistema financiero occidental. Irónicamente, estos nuevos mecanismos tienen una gran similitud con el sistema tradicional estadounidense de economía política representado por los Greenbacks de Lincoln, que vinculan el valor del dinero a la economía real en lugar de la "mano invisible" de Adam Smith.

Un foco importante de las inversiones del Cinturón y la Ruta de los chinos y rusos por igual ha sido América Latina y el Caribe, y desde la victoria en 2016 de las fuerzas nacionalistas estadounidenses lideradas por Donald Trump, ha surgido por primera vez desde la Segunda Guerra Mundial un potencial significativo para la creación de una alianza de estados-nación soberanos entre Estados Unidos, China y Rusia. Esta realidad no dejar dormir a los oligarcas angloamericanos (y a sus lacayos esclavos) que se sienten cada vez más como si estuvieran viviendo la horripilante autodestrucción de Roderick Usher, de Edgar Allan Poe.3

Las fuerzas que representan los genuinos intereses propios de Estados Unidos ya han comenzado a revocar la prohibición de Obama de cooperar con China en 2011 en materia de ciencia espacial, como hemos visto con la colaboración de la NASA con el alunizaje del Chang'e 4 en el extremo más alejado de la Luna y la exhortación del ex administrador de la NASA, Charles Bolden, de que se inicie una nueva era para la investigación y la exploración del espacio junto con Rusia y China. El apasionado llamado de Donald Trump para una misión Luna-Marte al final de su segundo mandato es bien conocido, al igual que su reconocimiento de que la Iniciativa del Cinturón y la Ruta es el camino hacia el futuro. Este es el nuevo paradigma esbozado por el Instituto Schiller durante décadas. Hirviendo de rabia infantil, al Imperio le queda poco en su arsenal excepto intentar con todas sus fuerzas quemar la Tierra en vez de perder su poder. Afortunadamente para la humanidad, los pirómanos han perdido muchas de sus batallas y de sus cerillas.

*periodista, conferencista y fundador de Canadian Patriot Review.

Notas

  1. El Movimiento de Mesa Redonda lanzado con fondos del Rhodes Trust fue creado en 1902 para promover la doctrina de un nuevo Imperio Británico defendida por Cecil Rhodes. Simultáneamente se creó un fondo de becas para adoctrinar a generaciones de tecnócratas en los pasillos de Oxford. El Movimiento de la Mesa Redonda en Canadá cambió su nombre por el de Instituto Canadiense para Asuntos Internacionales en 1928 y luego se rebautizó de nuevo en 2006 como Consejo Internacional Canadiense. La rama estadounidense del Movimiento Mesa Redonda fue creada en 1921 bajo el nombre de "Council on Foreign Relations".
  2. Un editorial de Globe and Mail del 27 de enero por el Presidente del CIC Rowswell se jactaba de que Canadá había fundado el Grupo de Lima.
  3. La historia de Poe, La caída de la casa de Usher (1839), debe ser leída en su totalidad y entendida como un estudio psicológico del tipo de personalidad oligárquica representada por el lamentable aristócrata Roderick Usher. La historia termina: "Huí horrorizado de aquella cámara, de aquella mansión. Fuera seguía la tormenta con toda su furia cuando me encontré cruzando la vieja calzada. De repente surgió en el sendero una luz extraña y me volví para ver de dónde podía salir tan increíble brillo, pues la enorme casa y sus sombras quedaban solas detrás de mí. El resplandor venía de la luna llena, roja como la sangre, que brillaba ahora a través de aquella grieta apenas perceptible, como he descrito, que se extendía en zigzag desde el tejado de la casa hasta su base. Mientras la contemplaba, la grieta se iba ensanchando, pasó un furioso soplo de torbellino, todo el disco de la luna estalló entonces ante mis ojos, y mi espíritu vaciló al ver que se desplomaban los pesados muros, y hubo un largo y tumultuoso clamor como la voz de mil torrentes, y a mis pies se cerró, sombrío y silencioso, el profundo y corrompido lago sobre los restos de la Casa Usher".

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente

RECOMENDAMOS