alt

Andrei Martyanov

Gerasimov acompañó a Lavrov a París: ¿estaba allí para transmitir la necesidad de que Alemania y Francia detengan a Kiev en la escalada de la tensión en el Mar de ​​Azov?

No, no es el hecho de que Lavrov se encuentre con Frau Kanzlerin en Berlín como se acordó antes con Vladimir Putin. Nada especial sobre eso. Lo que es especial y peculiar es que Frau Merkel también se reunió con Gerasimov.

La reunión, acordada la semana pasada por Merkel y el presidente ruso Vladimir Putin, también contó con la presencia del ministro de Relaciones Exteriores alemán, Heiko Maas, y el jefe del Estado Mayor militar de Rusia Valery Gerasimov, dijo la portavoz en un comunicado. No se dieron más detalles.

Valery Gerasimov no es el tipo de persona que asiste a las reuniones diplomáticas, su presencia en Berlín junto con el ministro de Asuntos Exteriores de Rusia señala que algo muy importante se cuece. ¿Hablando de Siria? Claro, parece natural, pero como las agencias de noticias de Rusia informan y cito: «El tema de Ucrania también fue discutido». Creo que esto es todo.

Siria no importa cuán importante sea para el mundo de hoy, no habría necesitado que el Jefe de Estado Mayor estuviera en Berlín y se reuniera con el jefe del Estado alemán. Después de todo, Berlín desempeña un papel secundario en Siria y, de hecho, no participó de ninguna manera militar significativa en apoyar a todo tipo de grupos terroristas, también conocidos como «rebeldes», «sirios libres», etc.

Ucrania, sin embargo, es un tema totalmente diferente. Fue Frau Merkel y su camarilla de aduladores, tanto internos como externos, quienes hicieron de Alemania una de las principales fuerzas detrás de la catástrofe de Ucrania que siguió a un golpe violento inspirado y financiado por Occidente. Por lo tanto, Alemania es uno de los principales culpables de crear un agujero negro en medio de Europa y, accidentalmente, uno de los principales impulsores de la rusofobia histérica en Europa. Todos sabemos muy bien cómo son los medios alemanes de «libres» e «independientes».

Entonces, ¿se espera que algo drástico ocurra en Ucrania? Considere esto:

1. La Copa del Mundo  de fútbol en Rusia ha terminado.

2. Rusia está sorprendentemente despreocupada de todas esas sanciones económicas (¿eh, Deutschland, sonó la campana?). Por parte de la UE hay dos entre una gran cantidad de hechos que dicen que Rusia se está preparando para reaccionar «dramáticamente» a algo (violencia ucraniana contra Donbass).

Hecho A: Rusia va a ubicar (en Rusia) la fabricación de turbinas de gas de alta potencia para 2019, además, se otorgarán enormes exenciones impositivas a las empresas que usen equipos fabricados en Rusia. ¿Recuerda quién jugó un papel importante en este negocio en Rusia antes de los eventos de Ucrania? Siemens. ¿Recuerda quién es también un jugador importante en este campo en Rusia? General Electric. Hm. Esto no es la fabricación de ropa interior, señoras y señores, estamos hablando de la gran industria.

Hecho B: Rusia planteó, de manera totalmente legítima, una advertencia para Ucrania en el mar de Azov y sus alrededores. Ahora Ucrania pagará caro por tomar como rehén a la tripulación del pesquero ruso Nord. Todo fue una violación del acuerdo mutuo del mar de Azov. Esto sin mencionar, por supuesto, algunas amenazas de destruir el puente de Kerch, que periódicamente se escuchaba desde Ucrania.

3. Ah, sí. Helsinki. Recordemos la oferta de Putin de celebrar un referéndum en Donbass, recuerda su propia advertencia a Ucrania para que no haga cosas estúpidas, ya que será … bueno, el final del actual régimen ucraniano.

Ahora, una vez que uno considera que Ucrania es un activo antiRusia para la camarilla globalista en Washington y está, de hecho, bajo el control externo de los operativos de Obama, es altamente probable que gente como los ex vicepresidentes Biden o los agentes del Departamento de Estado de HRC (nunca descarten a McCain aquí), DNC y otros no estén, en su desesperación, en contra de una conflagración en Ucrania. De hecho, se convierte en un escenario muy probable: cualquier cosa para sabotear las relaciones ruso-estadounidenses en general y la Presidencia de Donald Trump en particular.

Es un escenario general, pero este es precisamente un escenario que requeriría explicaciones altamente profesionales del Jefe del Estado Mayor a algún burócrata estatal alemán, aunque sea el más alto de todos, lo que ella y sus vasallos en Europa deben esperar si sus propios hijos alemanes tienen que ir a morir porque Ucrania desatará una provocación que proporcionara suficiente Casus Belli para que el Distrito Militar del Sur de Rusia comience la cuenta atrás para el régimen criminal de Kiev y sus cómplices.

Pero estos son solo mis pensamientos. Chico, me encantaría escuchar al menos 5 minutos de conversación de Trump-Putin en Helsinki. Al mismo tiempo, solo puedo imaginar el tipo de repulsión que Lavrov y Gerasimov sintieron hacia este líder alemán que tras casi 70 años de desnazificación en Alemania, hayan ayudado a engendrar un régimen verdaderamente nazi en Kiev.

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente