Siria: la histeria occidental en vísperas de su fracaso

La visita del presidente ruso, Vladimir Putin, a Ankara terminó en una cumbre trilateral con el presidente turco Recep Tayyip Erdogan y el presidente iraní Hassan Rouhani. La declaración conjunta de estos líderes estatales reafirma su determinación de cooperar en la derrota final del Estado Islámico (ISIL), el Frente Al-Nusra y otros grupos extremistas. Se destacó la importancia crítica de separar a los grupos terroristas antes mencionados de las formaciones armadas de la oposición, que ya se unieron al alto el fuego o lo van a hacer.

Los tres líderes estatales destacaron especialmente que ninguna acción de ninguna parte debería socavar los principios de integridad territorial e independencia de Siria. También rechazaron cualquier intento de crear nuevas realidades con el pretexto de combatir el terrorismo y expresaron su determinación de contrarrestar los planes separatistas destinados a socavar la soberanía y la integridad territorial de Siria, así como la seguridad nacional de los países vecinos. Al hacerlo, los presidentes pidieron a la comunidad internacional que brinde un apoyo cada vez mayor a Siria, incluido el envío de más suministros humanitarios, la asistencia en el desminado humanitario, la reconstrucción de la infraestructura vital y socioeconómica y la preservación del patrimonio histórico.

Pero Occidente no solo no prestó atención a estas nobles aspiraciones de los tres países para la resolución final del problema sirio, sino que también hizo todo lo posible para garantizar que la guerra civil continúe, incluido el uso de agentes provocadores y terroristas. Todos los principios morales de la humanidad, la decencia y el derecho internacional quedan atrás. Occidente se sumergió en las mentiras básicas y la inmoralidad, siguiendo fielmente el testamento del infame Joseph Goebbels: "Cuanto más monstruosa es una mentira, más fácilmente la muchedumbre la acepta". Y así las monstruosas acusaciones contra Rusia y su presidente, personalmente, de usar sustancias químicas contra la población civil.

La primera ministra británica Theresa May encabezó esta línea de acción, dando así una lección profesional a su estudiante perezoso Donald Trump que, en su opinión, no había sido últimamente muy activo en "luchar por el mundo libre contra los bárbaros". Después de la campaña de provocación escenificada del envenenamiento de Skripal cuando llegó a la casa en la que vivía, y según los funcionarios británicos, esto fue una amenaza para todo el vecindario o, posiblemente, para toda la ciudad de Salisbury, para aumentar el impacto de esta provocación ordenada en el público. Como dice el viejo refrán, la demencia está empeorando.

La prensa occidental explica la histeria del liderazgo británico con bastante precisión. Después de que los terroristas de la Legion Al-Rahman ejecutaron a 17 mercenarios extranjeros, en su mayoría británicos, que intentaron obstaculizar el acuerdo con los "irreconciliables" yihadistas que con sus familias partieron para Idlib justo antes de dejar Jobar, Londres se dirigió a Rusia vía Omán para el tema de liberar a los prisioneros. Pero después de que los militares rusos respondieron que tenía que arreglarse con el liderazgo sirio, los británicos se sumergieron en la histeria.

Y una nueva provocación sucedió en poco tiempo, esta vez en Siria, con la presunta bomba venenosa de gas utilizada por el ejército sirio en el último bastión terrorista, la ciudad de Douma. Para decir la verdad, había otra versión en la prensa, según la cual los terroristas volaron el barril de cloro en medio de la agonía de su derrota total.

Al mismo tiempo, los militantes del Jaysh al-Islam comenzaron a abandonar la ciudad de Douma en Eastern Ghouta. El acuerdo, alcanzado con una activa participación rusa, proporciona un paso seguro a los rebeldes y a sus familiares, lo que les permite abandonar Douma, a cambio de que Jaysh al-Islam libere a los cientos de sus rehenes y prisioneros de guerra.

Expertos internacionales que tienen un mínimo sentido común, se están haciendo una pregunta razonable: ¿por qué Siria o Rusia usarían armas químicas si aceptaban voluntariamente dejar ir a los militantes? Además, las armas químicas de Damasco se sacaron del país, que fue debidamente registrada por las autoridades internacionales competentes.

Aparte de eso, los expertos del Movimiento Internacional de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja no detectaron ninguna señal de uso de sustancias químicas tóxicas por las fuerzas armadas del gobierno en Douma, dijo TASS en referencia a los representantes de la organización. El médico de la Media Luna Roja, Adnan Tbang, hizo hincapié en que, durante los seis años de su trabajo en Siria, no había visto pruebas del uso de armas químicas en la República Árabe Siria. "Trabajé para el hospital central de Douma durante siete años. Hubo un caso en enero de este año, trajeron a seis pacientes con problemas respiratorios. El examen médico no encontró ningún indicio de sustancias tóxicas. Les dimos oxigenoterapia y no teníamos ninguna prueba de que hubieran sido envenenados", dijo Seif Aldin Hobia, otro médico.

En una sociedad democrática normal que los EE.UU. y el Reino Unido se imaginan sin fundamento suficiente, se habría llevado a cabo una investigación exhaustiva de este nuevo "incidente químico en Siria" organizado por Occidente, y solo después de eso, de conformidad con el derecho internacional , habría sido legítimo un castigo. Pero Donald Trump siguió el ejemplo de Theresa May y se puso histérico, escribiendo lo siguiente en Twitter: "El presidente Putin, Rusia e Irán son responsables de respaldar a Animal Assad". Uno no puede dejar de prestar atención al hecho de que, por primera vez, Donald Trump ha criticado duramente al presidente ruso, Vladimir Putin, incluso antes de que la investigación arrojara algún resultado.

Pobre, pobre Estados Unidos, ¿en quién confió el gobierno y a dónde la dirigirá el presidente Trump? Hay una degradación humana no solo en los Estados Unidos, sino también en todo el mundo occidental.

Donald Trump, que decidió seguir a los cruzados y formó un equipo de "halcones" (nuevo asesor de seguridad nacional John R. Bolton, que tiene vínculos con la escandalosa firma británica Cambridge Analytica, el nuevo y tendencioso secretario de Estado Mike Pompeo, la nueva directora de la CIA, Gina Haspel, la primera mujer en la historia en tener este cargo, cuyo pasado sádico es bien conocido) ahora se está preparando para comenzar una guerra contra Siria. Una conversación telefónica con el presidente francés, Emmanuel Macron, fue suficiente para que París enviara a 50 de sus oficiales a Manbij con poco tiempo de aviso, como lo solicitó el presidente de los Estados Unidos. El 2 de abril, el canal de televisión Al-Arabiya, citando sus fuentes locales, informó que los Estados Unidos ya tienen "escuadrones auxiliares de tierra [300 hombres], incluyendo una gran cantidad de transportes blindados de personal y equipo militar pesado. "Los expertos señalaron que Estados Unidos depende de sus aliados y no es un secreto que la presencia francesa es fuerte en varios lugares de Siria, que es un intento de restaurar la influencia que París solía tener en este país después de la Primera Guerra Mundial, cuando Siria era colonizada por Francia. Todo el mundo civilizado tiene una muy buena idea de lo bien que los franceses pueden lidiar con los conflictos. Fue París quien sugirió aniquilar a la Jamahiriya Libia como un estado soberano y el brutal asesinato de su líder, Muammar Gaddafi.

¡Esa es la Francia democrática con sus principios de revolución democrática!

Está muy clara qué razón tenía Vasily Nebenzya en su discurso en el Consejo de Seguridad de la ONU, cuando acusó a los países occidentales de apoyar a los terroristas en Siria con el objetivo de derrocar al gobierno sirio: "Los terroristas y extremistas, respaldados por patrocinadores externos, están siendo derrotados en Siria. Permítanme recordarles que esos son los mismos terroristas y extremistas que usted equipó, financió y envió a ese país para cambiar su gobierno legítimo. Ahora está claro, por qué esta derrota está llevando a la histeria a los que invirtieron su capital político y material en estas fuerzas oscuras".

Viktor Mikhin

Miembro de la Academia Rusa de Ciencias Naturales 

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente