Informes

Abu Amir Muhammad Ibn Abí‘Amir al-Ma’afiri, llamado al-Mansür nació en Torrox (Málaga), una alquería dependiente de Algeciras, junto a la desembocadura del río Guadiaro,en 938 y falleció en Medinaceli en 1002. Se llamaba en realidad Muhammad Ibn Abí Amir, pero se le conoce con el nombre de Almanzor, término castellano que deriva de la expresión castellana ‘El Victorioso por Allah’, título que él mismo se otorgó. En el 978 se autodesignó hachib, término equivalente a Primer Ministro, dignidad que le permitió ejercer una autoridad absoluta sobre todo el territorio hispanomusulmán.

José Alberto Cepas Palanca

Leer: Almanzor, el Victorioso (967-1002)

Fue el último Rey visigodo.Al morir Witiza en el 710, las facciones más poderosas del Reino, representadas por las familias de Chindasvinto y Wamba, se enfrentaron para hacerse con la Corona. La elección recayó en Rodrigo, perteneciente a la primera de las familias citadas, pero el bando contrario, que apoyaba a los descendientes de Witiza, se opuso y proclamó Rey a Agila II. La situación no era nueva, pues las conjuras y rebeliones fueron una constante en el Reino visigodo, pero en esta ocasión propició la intervención de los musulmanes en la Península.

José Alberto Cepas Palanca

Leer: Reyes Visigodos: Rodrigo

La inauguración, el 25 de enero, de la "Ruta de la Seda Polar" en China ha creado una maravillosa oportunidad para el desarrollo del norte que no se veía desde hace décadas. Esta oportunidad no sólo extiende el increíblemente exitoso modelo de crecimiento de China a América del Norte; a través de un sistema revolucionario de transporte marítimo y desarrollo de infraestructura en el Ártico, sino que también proporciona un nuevo espíritu de diplomacia fundado no en la militarización del Ártico; como lo deseaban los utópicos retrógrados neoconservadores de las eras de Cheney y Obama, sino más bien en la cooperación, el respeto, el desarrollo y la confianza.

Jonathon Ludwig*

Leer: La Ruta de la Seda Polar de China ofrece a Norteamérica la oportunidad de escapar de la podredumbre postindustrial

*editor de The Canadian Patriot

Seguro que cualquier lector, incluidas víctimas de la LOGSE, les sonará la ciudad rusa de Odessa pero lo que les sonará menos y como muy extraño es que fuera fundada por un español. Podemos considerar a José de Ribas y Boyonscomo un interesante y curioso ejemplo de militar español que llegó a formar parte del círculo más  íntimo de la zarina Catalina II la Grande, conocido como las águilas de Catalina. Se relacionó estrechamente con algunos de los más importantes personajes de la Rusiade la época, como el príncipe Potem kin, el generalísimo Suvorov y el héroe de la independencia estadounidense y padre fundadorJohn Paul Jones, que se hallaba al servicio de la emperatriz en esos años.

José Antonio Crespo-Francés*

Leer: Un español olvidado en la corte de Rusia: José Pascual de Ribas, fundador de Odessa

Es difícil hablar de tantos españoles olvidados, no considerados como tales por haber nacido fuera de las fronteras de lo que hoy es España o simplemente, siguiendo la mala y pueblerina costumbre, son nombrados sólo por su terruño de nacimiento o de origen, olvidando que toda su gran hazaña la cumplieron y desempañaron en servicio a España y al Rey, porque eran españoles.

José Antonio Crespo-Francés

Leer:  Otro español olvidado, Juan de Anza, explorador y político: El Camino Real de California

Dilyana Gaytandzhieva es una periodista de investigación búlgara y corresponsal para Oriente Medio. En los últimos dos años ha publicado una serie de informes sobre el contrabando de armas al Estado Islámico (EI) en Siria. El año pasado fue presionada por la Agencia Búlgara de Seguridad Nacional y fue despedida de su trabajo en el periódico búlgaro Trud Daily, sin explicaciones. A pesar de esto, Dilyana continúa sus investigaciones. El siguiente informe, publicado por primera vez en South Front, ofrece una visión general del desarrollo secreto de armas biológicas en los laboratorios biológicos del Pentágono en todo el mundo.

Dilyana Gaytandzhieva

Leer: El Programa de Armas Biológicas del Pentágono nunca terminó: Los laboratorios biológicos de EEUU en el mundo


Emilio Castelar y Ripoll nace en Cádiz el 7 de septiembre de 1832. Era hijo de Manuel Castelar y Antonia Ripoll, ambos de origen alicantino, que habían contraído matrimonio el 5 marzo de 1814, siendo los dos de ideología liberal; la madre tenía una fuerte tradición católica. Emilio fue bautizado cuatro días después de su nacimiento, el 11 de septiembre, y se le impuso el nombre de Emilio Manuel. Tanto el padre como la madre de Emilio eran amigos y defensores de Riego. Después de la restauración de la monarquía absolutista de Fernando VII, Riego fue ahorcado. El padre de Emilio fue condenado a muerte tras ser acusado de afrancesado, por lo que tuvo que exiliarse, viviendo durante cierto tiempo en Gibraltar. En el año 1931 por fin pudieron reunirse, en Cádiz, el matrimonio y su hija Concha, al año siguiente nacería Emilio.

Fernando Herrero Manso

Leer: Emilio Castelar


Es sabido que la Orden del Temple nació a la sombra del Císter y uno de los exponentes más claros de este movimiento monástico fue Bernardo de Claraval, bajo cuyo influjo fue elaborada la primera norma de vida templaria. A Bernardo de Claraval se le atribuye paradójicamente uno de los esfuerzos más rotundos por feminizar la espiritualidad cristiana medieval, pero al mismo tiempo el abad cisterciense no dudaba en mostrar de forma descarnada cuán vil era la condición femenina en su esencia original.

José Alberto Cepas Palanca

Leer: Órdenes Militares Hispánicas (III)

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente