Se podría decir de Cisneros lo que se ha dicho de Sócrates: “nació viejo y no tuvo infancia”. Cisneros llegó a la cumbre del poder: fue confesor de la Reina Isabel I, la Católica en 1492; Arzobispo de Toledo en 1495, Cardenal y Tercer Inquisidor General de Castilla en 1507; Gobernador/Regente del Reino en dos ocasiones (1506 y 1516-1517). Perteneció a la Orden franciscana.

José Alberto Cepas Palanca

Leer: El Cardenal Cisneros

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente
galeria de videos